Arte digital y de los medios, información al día
Experiencias de aula
Ventana estudiantil
Encuentros con artistas maestros
       > Cinematografía
       > Videoarte
       > Artes Digitales
Maestros que dejan huella
En la radio
Enlaces
Descargar documentos relacionados con este tema
Buscador
Videoarte
 


Diego León
Maestro artista


· Se contempla la idea
· La realización de la obra o transformación simbólica
· Reflexión analítica, decisiones, significados que se forjan
· Proyección e impacto cultural del trabajo



La realización de la obra o transformación simbólica


Escoger el formato

“El formato que escogimos es rarísimo”, explica Diego, “son tres pantallas simultáneas. Esto se plantea en un principio por la cantidad de información que teníamos que dar y por la limitación de tiempo. Es una solución técnica a un problema de contenidos. También nos brindaba algo que nos interesaba mucho: mostrar puntos de vista diferentes sobre un mismo tema. De alguna manera era lo que queríamos al hablar de las obras y de los artistas. Nunca quisimos tener una posición de historiador o de crítico, sino simplemente una opinión o un punto de vista. Escoger este tipo de formato fue finalmente un gran reto; podrán imaginarse cuántas veces lo he visto e incluso a mí me parece azaroso. Tiene tanta información al tiempo, que pienso que requiere más de una mirada.”

“No queríamos además que hubiera dos críticos hablando de arte, o dos artistas hablando de arte, o un curador y un crítico. Por eso se nos ocurrió recurrir a espacios imaginarios, como el de la niña, el niño, los papeles en la pared, los bombillitos, el pescadito. Todo eso surgió de elementos de la reflexión que hicimos entonces, que luego intentamos convertir en objetos y ponerlos en un espacio. Hacemos una especie de puesta en escena en la que alguien presenta el trabajo. Queríamos también que al presentador, que es Álvaro García Trujillo, le diera mal genio, se fastidiara, que fuera bastante humano; justamente para quitarle esa cosa de veracidad absoluta al video.”


La narración

“Cuando hicimos la estructura, los ocho capítulos, planteamos también los distintos espacios a los que íbamos a recurrir. Ahí fue cuando dijimos: ‘Esto tenemos que contarlo, pero no queremos un parque o un museo, ni queremos tampoco una oficina. Queremos algo que nos ayude a articular las cosas’. Primero hicimos la investigación y a partir de ésta generamos las estructuras, luego los espacios y por último escribimos el guión. Tuvimos como 25 versiones de ese guión, hasta que llegamos a la versión que se grabó.”

“El guión también fue un gran reto porque en la primera versión que salió, Álvaro y la voz en off no paraban nunca. Eran textos súper pesados. Aunque la última versión es algo distinta, uno aún siente que el narrador no se calla; todo el tiempo está diciendo cosas. Es el guión el que da todos estos elementos”, dice Diego. “En el texto uno lee lo que va a ver después en el video y por eso se debe describir en detalle, desde el primer plano hasta el movimiento del dibujo. Así fue escrito el guión, de manera que se grabaran tres tomas, desde tres puntos de vista diferentes. Estábamos muy claros en el formato y eso fue un reto. Piensen ustedes en tener que eliminar casi el 50% del encuadre de la cámara para poder ajustarlo a la idea que teníamos (esto también se ajusta con el video assistant, el monitor donde el director ve lo que está grabando).” “El guión le da todo a uno”, explica Diego. “Cuando tuvimos el guión final, el guión técnico, un guión de cámara y un guión de iluminación, todo estuvo listo para el rodaje.”


El rodaje, le edición y el sonido

“Al momento de empezar el rodaje cambian de nuevo las cosas. A uno se le ocurren nuevas ideas y también se presentan problemas. En uno de los capítulos que grabamos en el museo, por ejemplo, el techo no nos permitía hacer las grúas que habíamos pensado y nos tocó sobre la marcha transcribir cosas. Llegamos luego a la edición y ahí siempre hay muchos problemas. Uno de los más grandes que tuvimos fue la cantidad de información simultánea: era muchísima. Se volvía muy, pero muy pesado el video. Esa fue otra labor de tijera, de quitar cosas, de hacer silencios, de volver a grabar locuciones y cambiar textos”.
“Agregar la música es el último paso del proceso. Es al final, cuando se escribe el guión y se edita, que entra la música. El diseño sonoro y la música los hicimos con Claudio Bonaldi. Fue una experiencia muy chévere trabajar con él. El diseño sonoro”, explica Diego, “se ocupa de todo el ambiente sonoro del video: los efectos de la mesita, los vasitos, los follies. ¿Qué intentamos hacer luego con la música? Que nos permitiera una lectura más amable, porque el texto es pesado y tiene mucha información. De alguna manera le dio unidad a todo el trabajo, pues hay varios capítulos, pero es un mismo video. Es un trabajo de maquetas, de escuchar, mirar, hablar, discutir; volver al estudio y seguir grabando”.

“El último corte”, nos cuenta, “lo tuvimos listo a las 8 a.m. el día de la inauguración, que era a las 11 de la mañana. Como siempre, fue un proceso muy complejo”

Entre las Artes - Cll 74a No 22-07 - Teléfono 300 3761 - Bogotá - Colombia - Copyright © 2007
Celulares: 321 207 3605 Entre las Artes / 300 662 9815 Proyecto seminarios taller a la par 15
E-mail:
artesenlosmedios@entrelasartes.org